iPhone recuperado gracias a una app y un grupo de gente

Smartphone iPhone 6s

Gillian Kydd perdió su iPhone y consiguió encontrarlo gracias a la aplicación Find My Phone, un grupo de asiduos al bar y a la policía local. Un iPhone perdido en Sunshine Coast, la costa soleada, se recuperó con la ayuda de la policía local, una aplicación y un grupo de asiduos a los pubs de Sechelt. Gillian Kydd estaba en la noche anual de un pub para el club de tenis local en Gilligan’s Pub cuando perdió su iPhone. “Estaba trabajando en una subasta silenciosa, había puesto mi pequeña mochila que uso como bolso cuidadosamente lejos y una hora más tarde, boom, había desaparecido” le dijo a Rick Cluff, del Early Edition. Su iPhone estaba en su bolso y tenía instalada la aplicación Find My Phone, Encuentra mi Móvil, así que Kydd se apresuró a casa y cogió su iPad para encontrar la localización GPS de su teléfono.

Sunshine Coast“Ahí está el pequeño icono del iPhone a tres manzanas de aquí”

Un trabajador del local llamó al RCMP y un oficial apareció en el bar para unirse a la búsqueda.

Artículo Recomendado

“Les Horribles Cernettes”, la primera fotografía subida a internet, cumple 25 años

Internet URL

En 1992, internet aún era un lugar para científicos y amantes de la informática. No sería hasta varios años después que la World Wide Web estaría preparada para el uso …

“Estaba tomando un extraño camino. Se fue de la autovía al Half Moon Bay, casi como en diferentes carreteras y después volvió al parque, y entonces la mujer del pub sale, lo ve y dice ‘Oh, se está llevando a trato de drogas’”.

En ese momento, ¡el teléfono comenzó a regresar a Sechelt!

“El oficial del RCMP hablaba por walkie-talkie con su compañero fuera, y decía que ‘estaba entrando en la Norwest Bay Road.’ Estaba cada vez más y más cerca, y entonces dice ‘¡Es un autobús!’”

Al final, resultó que todo fue un malentendido: Kydd ha afirmado que un cliente usual del pub se llevó su mochila por error, y después la olvidó en una parada de bus. Un pasajero la encontró y se la dio al conductor de autobús, para que se hiciera cargo de ella. Al final, gracias a la ayuda de la gente del bar y sus deducciones, al trabajo de la policía local y a la aplicación Find My Phone, la pérdida de su teléfono acabó como una graciosa anécdota de Sunshine Coast.