Connect with us

Noticias

Un hombre muerde la batería de un iPhone y esta explota

El mordisco de un hombre hizo explotar la batería del iPhone.

Laura Morán

Publicado

on

iphone 6 explota

No es la primera vez que recibimos una noticia sobre una batería que ha explotado. Es un problema recurrente con las baterías de litio-ion: cuando están dañadas, tienen tendencia a explotar. En el pasado, nos hemos quedado sorprendidos al ver a gente hacer cosas tan arriesgadas con una batería como golpearla con un martillo, con consecuencias que rozan el desastre, pero la historia que os traemos hoy se lleva la palma. Y es que en China, según un informe, un hombre no tuvo otra idea que morder la batería de un iPhone. Parece que a la batería no le gustó que le mordieran, ¡porque explotó!

Artículo Recomendado

iPhone puede proyectar tus rutas de Waze en la pantalla de tu coche

Waze

Si bien CarPlay y Android Auto son algunas de las opciones que tienen los propietarios de coches hoy en día, la mayoría de las veces los fabricantes de automóviles utilizan …

Según el informe, el hombre estaba en una tienda de electrónica de segunda mano con la intención de comprar una nueva batería para su iPhone. Antes de comprarla, el usuario quiso asegurarse de que la batería era real (ya que, en ocasiones, los vendedores de segunda mano cambian las baterías por variantes no autorizadas pero más baratas) y le pidió al vendedor que le dejara examinar el producto.

La inspección de la batería fue algo peculiar

Hasta aquí todo bien. No obstante, parece que por alguna razón al hombre le pareció que morder la batería del iPhone sería una buena forma de comprobar su autenticidad, inspirado quizás en la gente que muerde monedas para saber si son verdaderas. Esto, desde luego, no acabó bien: la batería explotó tras recibir el mordisco. Milagrosamente, parece que a pesar de la explosión nadie salió herido, y el hombre pudo abandonar la tienda sin ningún rasguño.

No sabemos si el dueño de la tienda le haría pagar la batería explosiva, pero por lo menos la historia ha tenido un final feliz. Si podemos sacar una moraleja de aquí es que es mejor no morder ninguna batería, no vaya a ser que nos explote en la boca.

Continuar leyendo
Comentarios

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *