Connect with us

Actualidad

Ya puedes casarte contigo mismo si estás harto de los demás

Laura Morán

Publicado

on

Casate contigo mismo

Este nuevo movimiento, que rompe todas las barreras del matrimonio tradicional, es una alternativa para los solteros que cobra más fuerza cada día que pasa en Estados Unidos. Estamos hablando, ni más ni menos, que de la posibilidad de casarse con uno mismo. ¡Cómo lo leéis! Se acabó el buscar pareja, la convivencia, las aplicaciones de ligue… Si eres la persona que más te quiere en el mundo, y no tienes miedo de demostrarlo, en Estados Unidos ya puedes hacerlo oficial y casarte contigo mismo. ¡Comparte tu amor por ti mismo con todo el mundo!

Sologamia

Erika Anderson

Este movimiento, conocido como sologamia, reivindica el derecho a estar con uno mismo. Cuando una mujer se dice a sí misma, “significa que nos sentimos suficientes, aunque no tengamos pareja”. Así es como lo explica Erika Anderson, parte del movimiento de la sologamia.

Artículo Recomendado

Una adolescente muere electrocutada por su cargador de iPhone

iphone 8

El cable de un cargador de iPhone defectuoso ha sido responsable de la muerte de una adolescente en Vietnam, que ha acabado electrocutada por el mismo mientras dormía. La usuaria, …

La sologamia cobra fuerzas en Estados Unidos

Erika Anderson se casó consigo misma, rodeada de amigos y familiares, con todo lo que conlleva una boda tradicional pero sin un novio. Este gesto simbólico quiere reivindicar el hartazgo que sufren muchas mujeres ante las constantes preguntas sobre su soltería o sus decisiones de vida. De hecho, ¡Anderson acaba de volver de un viaje a México, tras celebrar su aniversario!

Este movimiento social no tiene reconocimiento ante la ley: los sológamos aún pueden encontrar un alma gemela, estar abiertos a otras relaciones e incluso casarse, ya que su boda carece de validez real. A efectos prácticos, la sologamia es un grito, una reivindicación: estamos bien solos. No necesitamos a nadie que nos complete, puesto que ya somos una persona completa. Podemos aceptar a alguien a nuestro lado, ¡pero no nos hace falta! Y, quizás, solo quizás, un movimiento semejante no sea tan descabellado. ¿Qué opináis vosotros? ¿Os queréis lo suficiente como para casaros con vosotros mismos?

>