Windows 10: ¿puede el nuevo SO de Windows salvar los PC’s?

Windows 10

La industria de los ordenadores está en problemas. La verdad es que esto, a estas alturas, no es ninguna novedad ya que se ha ido haciendo notable durante algún tiempo. De hecho, las últimas cifras aportadas por IDC y Gartner (empresas de investigación) mostraban descensos en las ventas de ordenadores de un 10% en el segundo trimestre de 2015. Sabemos que actualmente este mercado está dominado por un número cada vez menor de fabricantes, en los que destacan Lenovo, HP, Dell y Apple, siendo este último el único que ha mostrado signos de crecimiento en su división de ordenadores en los últimos años.

Gran parte de la disminución en estos últimos años se ha atribuido a las ventas de tablets iPad y Android, aunque bien es verdad que con las ventas de iPad en declive desde hace ya varios meses, este argumento no se sostiene del todo.

Con Sony dividiendo su proyecto PC Vaio, Samsung abandonando por completo el mercado europeo de PC’s, y la especulación de que Toshiba hará lo mismo muy pronto, la posibilidad de hacer dinero con la venta de PC en los próximos años queda muy reducida.

Pero ahora, con Windows 10 a la vuelta de la esquina, parece que todo va a cambiar. O, al menos, eso es lo que creen los de Microsoft.

Nada ha cambiado

En 2011 la venta de ordenadores alcanzó su punto máximo, con más de 350 millones de ordenadores vendidos. Ahora, en 2015, los analistas aseguran que a pesar del lanzamiento de Windows 10, la industria del PC no va alcanzará siquiera la cifra de 200 millones de unidades.

“No creo que [Windows 10] rompa esa racha”, dijo Ranjit Atwal, analista de Gartner, a IBTimes Reino Unido en el período previo a la puesta en marcha del nuevo sistema operativo. “El problema que tenemos ahora es que Windows 10 es una evolución de Windows 8 y Windows 7, por lo que no es un sistema operativo revolucionario. Incluso así es como se está promocionando el Windows 10: Es el Windows que ya conoces, pero mejor.”

Microsoft podría lanzar Redstone 4 a comienzos del año 2018

De esa forma no hay ni brillo ni glamour en a este lanzamiento. Tal y como señala Charles Arthur, cuando lanzaron hace 20 años el Windows 95 tuvieron que abrir tiendas a medianoche; la gente hacía cola fuera de los comercios para conseguir el último software. Incluso tenían una campaña publicitaria que contaba con una canción de los Rolling Stones. Start me Up, nada más y nada menos.

Windows como servicio y no como producto

Microsoft quiere que Windows pase de ser un producto a ser un servicio, dejando atrás esa obsesión de hacer mucho dinero cada dos años con cada gran actualización. En su lugar, regalará Windows 10 de forma gratuita a cualquier persona con una licencia de Windows 7 o Windows 8 durante los próximos 12 meses. Su objetivo es convencer a los que siguen usando Windows 7 – que representan el 61% de los usuarios según NetMarketShare – para que mejoren su sistema, algo que no pudieron hacer cuando salió Windows 8.

Esta actualización gratuita supondrá que, al menos inicialmente, las ventas de PC no despuntarán como lo han hecho con las versiones anteriores de Windows. Sin embargo, Atwal cree que los beneficios no serán notables por algunos meses a pesar de que los usuarios de Windows 7 tengan PCs algo viejos, por lo que “le recomendamos que si quiere pasar a Windows 10 y tiene Windows 7, lo ideal sería comprar un nuevo ordenador”.

Microsoft podría lanzar la gran actualización de Windows 10 en marzo

El motivo de la tardanza de Windows 10, según Atwal, se debe a la necesidad de que la nueva plataforma llegue a las manos de los usuarios antes de que estos vean que vale la pena actualizarse. Es decir, que Microsoft ha querido poner Windows 10 a nuestro alcance antes de tiempo para asegurarse que los usuarios comprendieran sus ventajas antes de la actualización.

Atwal también comenta que la tienda de aplicaciones de la compañía ha sido siempre su “talón de Aquiles” y que el escaso éxito en sus teléfonos móviles seguirá siendo “un hueso duro de roer”. Sin embargo, ofreciendo una actualización gratuita a los que tengan Windows 7, y esperando que muchos se actualicen a Windows 10, creen tener una nueva moneda de cambio con la que tentar a los desarrolladores.

 Windows 10

“Esta vez Microsoft no tendrá que pelearse con Apple”

Atwal cree que después de que la gente haya visto lo que Windows 10 es capaz de hacer se animará más a actualizar sus PCs, con el fin de aprovechar al máximo las características del nuevo sistema operativo, incluyendo Continuum y Cortana.

Otra razón para actualizar al nuevo sistema llegará a finales de año, cuando Intel lance su nueva línea de chips, con nombre en código Skylake, y que promete un mejor rendimiento y eficiencia, además de asegurar que los nuevos ordenadores portátiles serán “más delgados, más ligeros y con una batería que dure más”.

Atwal cree que con dispositivos que cuenten con Skylake “marcarán todas las casillas a favor de los consumidores”, y que junto con las nuevas características de Windows 10 tendrán “un dispositivo bastante nuevo y diferente en el mercado” a finales de 2015 y principios de 2016. Podemos decir que todavía hay un rayo de luz en la oscura nube de ventas de PC.

Google descubre una vulnerabilidad crítica en Windows 10

Atwal también añade que el éxito de PCs con Windows 10 no será el mismo que el de iPad en su momento, por lo menos, no en cuanto a novedad. “La industria del PC no tendrá el mismo impacto que tuvieron los iPads en los últimos años”, ya que en los países desarrollados, por lo menos, el mercado está ya muy saturado. Sin embargo, es un hecho que el nivel de actualización para las tablets de Apple es mucho menor que el de los iPhones.

Según Atwal, en esta ocasión “Microsoft no tendrá que pelear con Apple como ya lo hicieron cuando sacaron Windows 8“, donde volcaron toda su atención y esfuerzos en la tablet de la compañía, Surface, y en cómo esta sería capaz de reemplazar tanto nuestros portátiles como nuestros iPad’s. “Esta vez la comercialización se centra más en la evolución de Windows“, añade Atwal, y que es sin duda una gran decisión de marketing.

Lo cierto es que si Microsoft tiene éxito a la hora de cambiar la forma en que la gente percibe Windows y siguen este camino de centrarse más en los servicios que pueden ofrecen y en la nube, en lugar de hacerlo únicamente en el sistema operativo, es posible que todavía quede alguna esperanza en lo que se refiere al mercado de ordenadores.

Déjanos tu comentario

avatar
wpDiscuz