Connect with us

Noticias

Usa un dron para prometerse… y casi pierde el anillo

Laura Morán

Publicado

on

drone-cannabis-bitcoin-weed-delivery

Ya conocéis el dicho: “hazlo, pero hazlo bien”. Aunque claro, también está este otro dicho que nos dice que si fallamos una vez, tenemos que volver a intentarlo, ¿no? Lo cierto es que hay algunas cosas en la vida que es mejor hacer bien a la primera, como por ejemplo una proposición de matrimonio, algo que se va a recordar para toda la vida y que, normalmente, suele estar bastante planeado. Además, de salir mal las cosas, podría llegar a afectar bastante a los sujetos implicados; es por eso que, si lo haces, ¡hazlo bien! Aunque dado que cada día la gente quiere ser más única y especial en sus proposiciones de matrimonio, hay cada vez más papeletas para que estas salgan mal. Nosotros os traemos la historia de un hombre que confió en un dron para pedirle en matrimonio a su pareja, y el bonito día casi termina en disgusto.

Artículo Recomendado

Encuentran a una mujer desaparecida gracias a un dron

dron facebook

Los drones son muy útiles para todo tipo de cosas, y cada vez están más presentes en nuestra vida diaria. Los utilizamos para la fotografía, la grabación de video, la …

Las cosas casi no salen como Tristan McGann, de Malibú, las planeó. Confió en un dron para ayudarle en la proposición, y casi acaba en desastre dado que el anillo de compromiso estuvo a punto de perderse en el océano. En el vídeo de YouTube que podéis ver en el artículo, Tristan McGann quería pedirle matrimonio a su novia, Stephanie, a través de un dron que dejaría caer el anillo de compromiso en sus manos. McGann ha confesado por qué quiso proponerle matrimonio con un dron.

“Me gustan los drones. Nadie había hecho algo como un dron soltando el anillo. Pensé que sería una buena idea”.

Sin embargo, el brazo electrónico del dron soltó el anillo antes de tiempo, y la pareja y unos amigos tuvieron que buscar el anillo de compromiso durante el siguiente cuarto de hora temiendo que se hubiera caído al océano y perdido para siempre. Por suerte, una de sus amigas lo localizó al borde de un desnivel, demasiado cerca del océano. Finalmente, McGann pudo pedirle matrimonio a su chica, ¡así que bien está lo que bien acaba!