Connect with us

Actualidad

Unos bromistas interrumpen las noticias con pornografía

Laura López

Publicado

on

BBC

La sección de política nacional de las noticias de la BBC suele ser un tema serio, pero siempre que se hace algo en directo, se corre el riesgo de que suceda algo inesperado, y esta es una de esas ocasiones. La reportera de las noticias de la BBC encargada de dar la actualidad política en directo, desde la puerta del Parlamento inglés, se ha convertido rápidamente en la víctima de un grupo de bromistas que han reproducido sonidos pornográficos, interrumpiendo las noticias en directo.

La periodista Emma Vardy ha sufrido las consecuencias de una broma pesada, y todos los espectadores de la BBC lo han visto pasar. Un grupo de bromistas bastante bien equipados han aparcado una furgoneta equipada con unos potentes altavoces cerca del parlamento inglés, y han esperado a que el equipo de reporteros de la BBC llegase al lugar para interrumpir las noticias en directo de una forma más que peculiar: reproduciendo los gemidos de una actriz porno que estaba teniendo sexo, a través de los potentes altavoces de la furgoneta.

Artículo Recomendado

La ecografía de un bebé se vuelve viral por su aspecto terrorífico

Ecografía

En estas fechas es normal encontrar en las redes una mayor cantidad de material dedicado a asustar y causar terror en los usuarios, pero lo que no es tan normal …

Los gemidos eran tan fuertes que distraían de la noticia

Vardy, que demuestra ser toda una profesional y aguanta el tipo en todo momento, se ve visiblemente enfadada al final de la retransmisión en directo. Y no es para menos, ya que un incidente de estas características es la pesadilla de todo periodista. Como podéis ver en el vídeo que os mostramos a continuación, cortesía de los chicos de actualidad.rt, el grupo de bromistas lo tenía todo planeado y estaban esperando a los periodistas. También podéis escuchar los gemidos eróticos, que eran lo suficientemente altos como para distraer a cualquiera, y que hicieron muy difícil a los espectadores el poder concentrarse en el estado político del país.

Con un poco de suerte, esto se quedará en una anécdota más y la periodista lo olvidará pronto. Tan solo ha sido una broma, que aunque de mal gusto, ha tenido un resultado inofensivo.