La semana pasada, Samsung decidió anunciar una política de devoluciones mundial de su Smartphone Galaxy Note 7, después de que surgieran 24 informes de dispositivos cuyas baterías han explotado tras haber vendido 1 millón de unidades. Los representantes de Samsung afirman saber de 35 casos en los que las baterías del Samsung Galaxy Note 7 han comenzado a arder mientras se cargaban. Estas baterías defectuosas podrían dañar a sus usuarios, sobre todo si tenemos en cuenta que en muchos casos los usuarios que estaban cargando sus Smartphones lo hacían por la noche. La compañía ha decidido organizar una política de devoluciones masiva en todo el mundo, y todas las tiendas estadounidenses ya han dejado de vender este Smartphone y ofrecen a sus usuarios la devolución de su dinero o cambiarlo por otro Smartphone.

Galaxy Note 7

Samsung Galaxy Note 7 no está deshabilitado aún en todos los países

Galaxy Note 7

Alrededor de todo el mundo, las compañías telefónicas están trabajando codo con codo con Samsung para lanzar actualizaciones y hacer cambios en el Galaxy Note 7 con intención de deshabilitarlo …

(Artículo Recomendado)

Samsung ha anunciado también un programa para compensar a sus usuarios, y se espera que comience a cambiar sus unidades defectuosas por otras nuevas esta misma semana. Se trata de una operación de Samsung a gran escala, en la que comprobará todos los dispositivos Note 7 que se devuelvan, compensará a sus usuarios y les proporcionará nuevos Smartphones Note 7 completamente seguros.

Está claro que esta acción tendrá un impacto negativo en los beneficios de la compañía, y la agencia Yonhap News de Corea del Sur estima que los beneficios de Samsung bajarían unos 738’2 millones de dólares este año, mientras que otros analistas han llegado a estimar que las pérdidas totales podrían llegar a alcanzar los 1.340 millones de dólares.

Se producirán nuevas unidades de Note 7 para cambiar por los dispositivos defectuosos

Los analistas afirman que la política de devoluciones y cambios podría costar unos 109.000 millones de dólares, pero hay otro factor que debemos tener en cuenta. La mayoría de las unidades que se producirán en septiembre se utilizarán para efectuar estos intercambios, lo que significa que también se verán afectadas las ventas del dispositivo.

El Note 7 podría llegar a vender 3 millones de dispositivos, al contrario de los 6 millones de unidades que se estimaban, y se dice que Samsung tendrá que reemplazar unos 2 millones y medio de estos Note 7. Aparte de estas estimaciones financieras, la imagen de la compañía también se verá afectada, sobre todo ahora que el iPhone 7 y el LG V20 están a punto de lanzarse esta misma semana. Los usuarios podrían querer cambiarse a uno de estos nuevos Smartphones, lo que supondría una pérdida total para Samsung.

La compañía también ha detenido todas sus campañas de marketing de este mes, y las ventas se han detenido. La estrategia que tiene Samsung en este momento es minimizar las pérdidas lo máximo posible, y asegurarse de que no vuelve a suceder ningún incidente como el de las baterías explosivas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here