Megaupload: comienza el juicio contra Kim Dotcom

Megaupload

La audiencia de extradición de Kim Dotcom ha comenzado en Nueva Zelanda, con abogados de los Estados Unidos asegurando que el controvertido emprendedor de internet pagó cerca de unos tres millones de dólares en recompensas a los usuarios cuyo contenido traía mucho tráfico a la web de Megaupload. Dotcom y otros tres ejecutivos de la ya cerrada Megaupload (Mathias Ortmann, Bram van der Kolk y Finn Batato) están luchando ahora mismo la extradición a los Estados Unidos para asistir al juicio con cargos de violación del copyright, blanqueo de dinero y estafa, donde se les acusa de hacer perder cerca de unos 320 millones de libras a los propietarios de los derecho de los copyright. Los cargos están relacionados con la página web de Megaupload, que funcionaba como un almacén de archivos online y que comenzó en el año 2005. En su momento más álgido, era la decimotercera web más visita de todo internet. La página permitía que cualquier se registrase con una cuenta gratis para guardar sus archivos legítimos, así como películas pirateadas, música, series de televisión, videojuegos y software de todo tipo, que después podía compartirse con más usuarios en foros y páginas para compartir archivos. Finalmente, la polémica sobre estas actividades llevaron al cierre de la web hace unos años.

La audiencia para la extradición comenzó el pasado 24 de septiembre y el mismo 28 de septiembre, Christine Gordon QC, la abogada que representa al gobierno de los Estados Unidos, entregó pruebas que evidenciaban cómo Megaupload había organizado un programa de recompensas durante al menos cinco años con el que pagaban dinero a los usuarios cuyos videos eran los más visto y que por lo tanto traían más visitas a la web.

Megaupload

A un usuario se le pagó supuestamente 50000 dólares en regalos

Cuantos más usuarios visitaban la página web, más dinero ganaba Megaupload por la publicidad y los usuarios que querían descargar contenido con rapidez muy probablemente acababan por hacerse una cuenta premium, por la que pagaban una subscripción mensual a la web.

De acuerdo con la Radio New Zealand News, un usuario conocido como TH recibió cerca de 50000 dólares en regalos entre los años 2006 y 2011, aunque su cuenta fue una de 12000 cuentas afectadas por la caída del DCMA. Las autoridades de los Estados Unidos aseguran que Dotcom y sus colegas sabían exactamente cuáles de sus usuarios traían más tráfico de visitas a la página, y por lo tanto cometían una violación directa de los derechos del copyright.

Las autoridades estadounidenses afirman que, en lugar de cerrar las cuentas de los usuarios, Megaupload les ofreció espacio adicional en sus servidores para guardar más contenido. Finalmente, en el año 2011, Megaupload decidió terminar con el programa de recompensas y Estados Unidos dice que, entonces, Dotcom contactó con PayPal para quejarse sobre páginas web de la competencia que continuaban pagando de forma ilegal regalos similares a sus usuarios. Gordon declaró al jurado que aunque Megaupload describió dichos pagos como ilegales, ellos los habían realizado durante seis años.

La audiencia continúa

El 25 de septiembre, Gordon leyó fragmentos de las transcripciones de charlas online por Skype de los cuatro hombre. En una parte del mes de marzo de 2007, Ortmann dijo a Dotcom que en aquel momento, TH les habría provisto de 18 millones de visitas a la página, así como 112257 dólares en ventas premium a usuarios que descargaban al menos quince de sus archivos.

En otro fragmento tomado del 2008, Ortmann y van der Kolk hablaban sobre si los usuarios que subían contenido pirateado deberían recibir los pagos de las recompensas. En dicha conversación, Ortmann le dijo a van der Kolk que mientras existiese internet, habría piratería. Van der Kolk entonces añadió vía Skype que “el crecimiento se basa principalmente en el incumplimiento, en cualquier caso”. A esto, Ortmann respondió preguntando si deberían modificar su tolerancia de acuerdo con las ventas que generara.

El abogado de Dotcom, Ron Mansfield, dice que la audiencia es injusta, pues las autoridades estadounidenses se han negado a revelar los nombres de los usuarios de Megaupload que han proporcionado pruebas contra Dotcom y sus compañeros.

Mega

La mayoría de los recursos de Dotcom están todavía paralizados por el gobierno neozelandés y ya ni siquiera participa en su última aventura con Mega, que asegura sufrió una adquisición hostil por parte de un inversor chino buscado por fraude. En respuesta a estas afirmaciones, Mega ha negado dichas acusaciones diciendo que son difamatorias e interesadas.

Compartir
Traductora en proceso, profesora de inglés y entusiasta de la lectura, el cine y los videojuegos. Me encanta viajar y aprender idiomas. Fan a tiempo completo. (laura_lopez@portalhoy.com)

Déjanos tu comentario

avatar
wpDiscuz