La Inteligencia Artificial puede ayudar a reparar reactores nucleares

inteligencia artificial

Como ya hemos visto en el pasado, cuando un reactor nuclear falla las consecuencias son extremadamente desastrosas. Estas consecuencias, como las que ya se han visto en otros incidentes, siguen estando presentes décadas después del accidente, y seguirán estando presentes unas cuantas décadas más. No obstante, parece que en el futuro será posible reducir o incluso eliminar por completo los accidentes que se producen con los fallos de un reactor, y todo gracias a las inteligencias artificiales. Los investigadores de la Universidad y Escuela de Ingeniería Lyles en Purdue han desarrollado un sistema de inteligencias artificiales que puede ayudar en esta tarea.

Tal y como nos cuentan los compañeros de Futurity, estos investigadores están trabajando en una manera de buscar grietas en los reactores nucleares, lo que podría ayudar no solo a reducir accidentes o prevenirlos desde un primer momento, sino que también pueden reducir los costes de mantenimiento al descubrir las grietas al principio.

La inteligencia artificial es la clave en cada vez más campos

Esta prevención viene de la mano del aprendizaje de la máquina, que analiza fotograma a fotograma los vídeos de los reactores en busca de una fractura. A partir de ahí, un “esquema de fusión de datos” añadirá la información de cada fotograma y podrá detectar gritas en parches superpuestos de cada escena del vídeo. Por ahora, parece que este sistema ha tenido un éxito del 98.3%, lo que según el profesor asistente Mohammad R. Jahanashahi es bastante mayor que el de otros métodos.

“La inspección regular de componentes de plantas de energía nuclear es importante para garantizar las operaciones seguras. No obstante, las prácticas actuales consumen tiempo, son tediosas y subjetivas e involucran técnicos humanos que inspeccionan los vídeos para identificar grietas en los reactores”.

Con un poco de suerte, quizás en el futuro la inteligencia artificial se asegure de que no vuelvan a darse más catástrofes nucleares.