Facebook Messenger tiene nuevo minijuego de baloncesto

Facebook Messenger

Buenas noticias para aquellos que tengan instalada la app de Messenger de Facebook, pero no quieran hablar demasiado con sus amigos o realmente no tengan a demasiada gente en la app con la que hablar: Facebook, una vez más, ha escondido un pequeño juego oculto dentro de la misma app. En este caso, la idea era celebrar un torneo de baloncesto que tiene lugar este mes de marzo. Para poder activar y probar este minijuego, eso sí, es imprescindible que tengamos la última versión de la aplicación instalada en nuestro dispositivo. Una vez nos hemos asegurado de este detalle, para poder comenzar a probar el juego tan sólo tendremos que hacer una cosa muy sencilla: enviar un emoticono de baloncesto a un amigo. Una vez se ha enviado, presiona con el dedo sobre la pelota y la app te llevará a una pestaña aparte en la que no habrá chats ni nada parecido. Solo una pantalla en blanco, la pelota de baloncesto y el aro por el que tenemos que pasarla. ¿Pero cómo jugamos, exactamente? Muy sencillo: sólo tendremos que mover nuestro teléfono para lanzar la pelota dentro del aro. Si acertamos, recibiremos distintos emojis felices como premio; pero si sacas la pelota fuera y no aciertas, tendrás emojis triste.

Facebook Messenger recibe chats grupales públicos

Facebook Messenger

Si logras meter la pelota más de diez veces seguidas, sin fallar una sola vez, y la canasta comenzará a moverse por sí sola para hacer más complicado aún el juego. Cabe la posibilidad de que algo más pase si consigues hacer canasta unas diez veces más, aunque ciertamente hay que tener mucha habilidad y sobre todo paciencia para poder conseguirlo.

Facebook no es la primera vez que añade esta clase de minijuegos, ni tampoco es la primera compañía: ahí tenemos a Chrome con el dinosaurio en el desierto cuando falla la conexión o cada sistema de Android, que nos permite desbloquear un pequeño minijuego de plataforma. Lo que todos tienen en común es que parecen sencillos hasta que no lo son, y por supuesto, son endiabladamente adictivos.

Déjanos tu comentario

avatar
wpDiscuz