Connect with us

Actualidad

Un diamante del tamaño de una pelota de tenis es demasiado grande para ser vendido

Rocío Vega

Publicado

on

diamante

En el misterioso mundo de la minería de diamantes, resulta que algunas piedras son demasiado grandes para ser vendidas. Lucara Diamond Corp, una compañía minera de Canadá, tendrá que cortará su diamante en bruto del tamaño de una pelota de tenis para encontrar un comprador, dicen fuentes de la industria, tras la subasta fallida de Sotheby para la piedra sin cortar más grande del mundo. No es el final que William Lamb deseaba para su piedra de 1109 quilates, llamada “Lesedi La Rona” o “Nuestra Luz” en el lenguaje nacional de Botswana, donde fue encontrado.

diamante“Es la única de dos piedras encontradas en la historia de la humanidad de más de 1000 quilates. ¿Por qué querrías pulirla?”, dice el jefe ejecutivo de Lucara.

Artículo Recomendado

Una adolescente muere electrocutada por su cargador de iPhone

iphone 8

El cable de un cargador de iPhone defectuoso ha sido responsable de la muerte de una adolescente en Vietnam, que ha acabado electrocutada por el mismo mientras dormía. La usuaria, …

“La piedra en bruto contiene un potencial indecible. Tan pronto como la pulas, todo lo demás se va.”

Lamb se la ha jugado a que los coleccionistas ultrarricos, que venden y compran preciosas obras de arte por sumas que rompen records en subastas, harían lo mismo con un diamante en bruto. La apuesta sin precedentes falló.

La oferta por la piedra (con una antigüedad de entre 2,5 y 3 mil millones de años) se detuvo a los 61 millones de dólares.

“¿Cuándo es un diamante demasiado grande? Creo que hemos descubierto que, cuando pasas de 1000 quilates, es demasiado grande. Ciertamente desde el aspecto de analizar las piedras con la tecnología disponible,” dice Kieron Hodgson, un analista de minería de Panmure Gordon.

“Al final, es sobre entender lo que una piedra puede procudir. Y la industria no está trabajando ahora tanto en premoniciones como solía hace 20 o 30 años.”

Las piedras con cientos de quilates vienen con un riesgo adicional, desde las etiquetas de precio multimillonarias o el proceso de cortado, que puede llevar meses o años, a la caprichosa demanda de los clientes.

>