Cómo configurar la realidad virtual en tu PC o PlayStation 4

PlayStation 4 VR Camera

Estas navidades uno de los regalos estrella es un dispositivo de realidad virtual. Pero aunque se trate de un regalo impresionante y tenga cientos de posibilidades, lo cierto es que, aunque tengas el hardware necesario y la potencia para hacerlo funcionar, aún se necesita configurarlo de forma correcta para poder disfrutar de la realidad virtual en tu PC o PlayStation 4.

Configura el PlayStation VR en tu PS4

Todas las PS4 son compatibles con la realidad virtual, aunque es cierto que la PlayStation 4 Pro es ligeramente superior gracias a sus mejoras de hardware. Pero para poder configurar tu PS4 con realidad virtual, necesitarás el dispositivo de realidad virtual de Sony: PlayStation VR. Y un detalle muy importante es que, tengas la PS4 que tengas, tendrás que comprar este periférico acompañado de una cámara para poder sacarle partido.

Si tienes una PS4 normal o una Slim, o incluso la PlayStation 4 Pro, podrás usar el PlayStation VR. Pero necesitarás también una cámara, la PlayStation Camera, para poder configurar la realidad virtual. Si compras el PlayStation VR Bundle, te deberían llegar ambos componentes, y algunos packs incluyen también los mandos PlayStation Move Motion, pero estos se pueden sustituir por el mando normal de la PS4. Una vez tengas los componentes correctos, la instalación es muy sencilla.

Configura la realidad virtual en tu PC

La buena noticia es que en tu PC tienes varias opciones a elegir para configurar la realidad virtual, por lo que aunque también tendrás que comprarte un periférico, esta vez puedes elegir el que más te guste. Los más populares son el Oculus Rift y el HTC Vive. La mala noticia es que primero tendrás que comprobar que tu PC cumple con las especificaciones técnicas del dispositivo que elijas, ya que los ordenadores más antiguos podrían no ser capaces de correr estos dispositivos.

Si tu ordenador está preparado para estos dispositivos, entonces no hay ningún problema, ya que la instalación es muy sencilla. Eso sí, tendrás que dejar algo de espacio en tu escritorio para colocar las cámaras de seguimiento, y para no golpearte con nada cuando estés completamente inmerso en la realidad virtual.