¿Cómo proteger un USB con contraseña o encriptación?

Encriptar

Os enseñamos cómo ponerle contraseña a una memoria USB para protegerla de miradas curiosas.

Hoy en día, las memorias en USB son capaces de guardar una gran cantidad de datos, ¡hasta 1 TB! Con acceso a tal capacidad, muchas veces preferimos guardar todo nuestro material importante en USBs y llevarlo con nosotros todo el tiempo. Sin embargo, esta misma característica hace que también sea peligroso, porque corremos el riesgo de perderlos fácilmente; y más, teniendo en cuenta su reducido tamaño y que los fabricantes intentan hacerlos cada día más pequeños. El tema de su seguridad nos preocupa, ¿verdad?

Cómo hacer que tu Android sea a prueba de niños

Android

Dejarle tu móvil a otra persona siempre es algo terrorífico. Si se lo das a un amigo o a un compañero de trabajo, puede preocuparte que husmeen tus fotos y …

(Artículo Recomendado)

Si el acceso a la información no está protegido, cualquiera puede encontrar tu USB perdido y utilizarla de manera errónea. Así pues, ¿cómo lo podemos proteger? Una de las mejores maneras es ponerle una contraseña, a todo el dispositivo o a la parte más importante. Otra manera es encriptar tu USB con una contraseña, algo todavía mejor y más difícil de sobrepasar.

Sin embargo, encriptar nuestros datos no siempre es la solución. Podemos querer proteger un solo documento, o unos pocos MBs, y entonces la encriptación se vuelve demasiado engorrosa. En este tutorial, repasaremos tres maneras de proteger un USB para que elijáis la que se adapte más a vuestra preferencia.

Método 1: protección individual de datos con contraseña

Si no tenéis archivos de demasiada importancia, la encriptación es innecesaria. Podéis proteger los archivos individuales con una contraseña de dos maneras sencillas: con la característica incluida en el programa, si la hay; o con una herramienta externa.

Muchos programas como Adobe o Microsoft Office te dan la opción de proteger tus documentos con contraseña, por lo que todo estaría arreglado.

Sin embargo, también podemos usar aplicaciones como Folder Lock para proteger archivos y carpetas. Podemos acceder al programa en una versión portable, sin instalación, que podemos llevar en nuestro USB y que nos permita proteger al momento en cualquier circunstancia. Para utilizar Folder Lock tan sólo tenéis que seguir estos sencillos pasos, ¡y listo!

EncriptarMétodo 2: encriptar una parte del USB

Si la contraseña no es suficiente, también podéis encriptar una parte del USB. Os enseñamos a hacerlo con el programa Rohos Mini drive.

  • Descarga e instala Rohos Mini drive.
  • Abre el programa y haz click en Encrypt USB (Encriptar USB).
  • Haz click en Change para cambiar las propiedades.
  • Aquí podéis especificar el tipo de encriptación y la partición. Dado que tiene un límite de 8 GB, es recomendable que uséis un USB de 16 GB como mínimo.
  • Una vez hecho, podréis elegir vuestra contraseña (una fuerte) y encriptar.

El proceso puede tardar entre 20 minutos y varias horas, dependiendo del tamaño de la partición.

Método 3: encriptar todo el disco

Para eso, utilizaremos DiskCryptor, aunque un programa como BitLocker también sirve.

  • Descarga e instala DiskCryptor.
  • Abre el programa y haz click en el USB que aparezca en la interfaz.
  • Dale a
  • Lo mejor es no realizar ningún cambio, por lo que en la siguiente ventana dale a
  • Crea tu contraseña y dale a

Cuando lo queramos abrir, Windows no reconocerá el formato, pero podremos utilizarlo sin problemas abriendo DiskCrypter.

¡Esperamos haber sido de ayuda!