Connect with us

Actualidad

Aparcamaridos: las mujeres chinas aparcan a sus maridos durante las compras

Laura Morán

Publicado

on

aparcamaridos

Cuando pensábamos que nada podía sorprendernos, nos llega el nuevo invento que arrasa en China y nos deja patidifusos: los aparcamaridos. Se trata de cápsulas de cristal con una silla, un monitor y juegos de los años noventa, colocadas en los centros comerciales para que las mujeres puedan “aparcar” allí a sus maridos mientras ellas van de compras. El primer centro comercial en ofrecer estos aparcamaridos está en Shangai, y ofrece entretenimiento para los maridos que no disfrutan de las compras con sus mujeres. China quiere borrar de nuestra mente la imagen de cientos de hombres vagando amargados por el centro comercial mientras cargan las bolsas de sus mujeres.

aparcamaridos

Artículo Recomendado

Cómo ver la Cabalgata de Reyes 2018 desde casa

cabalgata

Estamos a cinco de enero, lo que significa que esta noche es una noche muy especial: ¡esta noche vienen los Reyes Magos a dejarnos nuestros regalos, pero solo si nos …

El uso de la cápsula aparcamaridos es, por ahora, completamente gratuito; aunque los centros comerciales chinos están planteándose la posibilidad de implementar un servicio de pago mediante código QR para que se pueda utilizar el servicio.

Los maridos chinos ya no tienen que aburrirse en un centro comercial

Aunque este servicio está pensado para los maridos chinos que no disfruten de las compras, ¡puede utilizarlo cualquiera! Así que, si eres una mujer que no disfruta comprando, también puedes dejar que tu marido se encargue de todo mientras tú te aparcas sola y juegas un rato en el aparcamaridos. Habrá que ver también cómo funciona esta cápsula entre los más pequeños, que suelen ser los que menos disfrutan de una mañana de compras.

En cualquier caso, estos aparcamaridos parece que han triunfado en Shangai. Habrá que ver cuánto tardan en llegar al resto de China y si el resto del mundo se verá de repente invadido por cápsulas de juego dedicadas a los maridos aburridos. Aunque, para eso bien pueden irse un rato al salón recreativo, ¿no creéis?

>