Connect with us

Niño pesca un bolso hundido en un lago y se lo entrega su dueña tras 25 años

Rocío Vega

Publicado

on

Al principio, Brodie Brooks, de 11 años, estaba decepcionado al no encontrarse un enorme pez al recoger el sedal en el Lago Hartwell en Anderson, Carolina del Sur.

“Sentí como que era un gran pez porque estaba moviendo mi caña arriba y abajo y acababa de conseguir una nueva, así que estaba preocupado por si se rompía. Temía que el sedal fuese a romperse,” ha dicho el niño a ABC News.

Artículo Recomendado

Unos bromistas interrumpen las noticias con pornografía

BBC

La sección de política nacional de las noticias de la BBC suele ser un tema serio, pero siempre que se hace algo en directo, se corre el riesgo de que …

Pero luego se dio cuenta de que había pescado algo incluso mejor: un bolso de mujer.

“Le dije ‘no has pescado un pez, sino un tesoro’”, dice Ben Myers, un pariente lejano de Brodie que estaba pescando con él el 3 de julio. “He pescado en este lago toda mi vida y esta es la primera vez que veo algo pescado como esto con caña.”

El bolso pertenece a April Bolt, que le dijo a ABC News que había estado perdido 25 años después de que se lo dejase en un barco durante una parrillada familiar en 1992.

“No podía creerlo. No tenía palabras,” ha dicho Bolt, de 49 años. “Nunca pensé que volvería a verlo de nuevo. Sabía que alguien tenía que haber cogido el dinero y lo habría lanzado al lago.”

Una vez los compañeros de pesca llevaron el bolso a la orilla, Meyers investigó el contenido y se dio cuenta rápidamente de que conocía a la mujer. “Es una amiga de la familia. Fui a clase con su sobrino, pero no la había visto en 10 años.”

“Era bastante loco. Pescas un bolso por una vez y resulta que sabes de quién es. Era una locura.”

Myers, de 39 años, llamó al sobrino de Bolt, que hizo saber las buenas noticias.

“Significó un mundo para mí,” ha dicho Bolt. “Mi hijo tiene 26 años ahora, pero entonces tenía 15 meses y tenía todas sus fotos en mi cartera. Por entonces no tenías un móvil con las imágenes. Puede que estén dañadas por el agua, pero aún se le puede ver.”

El bolso estaba cerrado, así que la mayoría del contenido (fotos de bebé, pintalabios, tarjetas de crédito de tiendas que ya no existen y su cepillo de 1990) seguían intactos incluso después de estar 25 años en la profundidad del lago.