Un niño chino sobrevive solo casi un mes a base de serpientes asadas y bayas salvajes

Un intrépido niño de 10 años del sur de China que ha sobrevivido a base de serpiente a la barbacoa y bayas salvajes durante casi un mes tras huir de casa se ha reunido al fin con su familia de nuevo, han reportado fuentes locales. El niño, identificado solo como Miao, abandonó su casa en Xuanwei, en la provincia de Guizhou, el 29 de junio tras recibir una paliza de su padre, informaba el portal de noticias Tunnan.cn el sábado.

Dijo que su plan era alejarse de sus padres tanto como pudiera, así que se dirigió a la megaciudad de Chongqing, una distancia de más de 800 km, sin dinero pero con una enorme determinación.

Artículo Recomendado

Un fugitivo dice que se entregará a cambio de compartir su post de Facebook

facebook

Esta es la curiosa propuesta que le ha hecho un joven criminal a la policía de Redford, en Estados Unidos, a través de Facebook. El usuario, de 21 años, llevaba …

chino

En los 24 días siguientes cubrió unos 100 km y sus habilidades de supervivencia podrían haber protagonizado un programa de aventuras a lo Bear Grylls. Tras un inicio difícil (Miao dice que pasó su primera noche en “una pila de hojas mojadas” y que no comió en 24 horas) pronto empezó a acostumbrarse a la vida en la carretera.

En una ocasión consiguió atrapar a una serpiente, que asó y comió, dice el informe. Otras veces cenó pez seco que atrapó en el río usando nada más que una botella de plástico y su ojo agudo.

Fue capaz de hacer fuego tras encontrarse un mechero, y cocinaba usando un bol de metal que recogió en un solar de construcción y otras herramientas que fabricó de restos.

“¡Este niño podría protagonizar Man vs Wild!” ha dicho una persona en redes sociales en referencia al popular programa de Grylls.

Cuando pudo, Miao dice que recolectó botellas y cartones vacíos para venderlos. Los ocho primeros yuanes que ganó los gastó en bollos al vapor y un polo, dice el informe.

En una ocasión encontró un teléfono móvil que consiguió revender por dos yuanes, y en otra se encontró 30 yuanes en metálico, que usó para comprar comida, un cuaderno y un bolígrafo. Usó estos para recoger un diario de su aventura.

Miao dice que en algún momento se le fue ofrecida ayuda en el camino, pero que no sabía si aceptar porque le daba vergüenza. Sin embargo, asegura que “no robaría ni hurtaría,” dado que sabía lo que estaba bien y mal.

El viaje épico de Miao acabó el 23 de julio, cuando agentes de la policía lo recogieron después de que alguien denunciase que había un niño perdido por las calles. Ellos contactaron con la familia del niño y los reunieron. Su padre prometió no volver a pegarle y él que nunca escaparía de nuevo.

También te puede interesar

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here