Connect with us

Hombre factura una lata de cerveza como único equipaje en un trayecto de 3,500 km

Laura López

Publicado

on

Hombre factura una lata de cerveza como unico equipaje en un treyecto de 3,500 KMCon el verano, llegan las vacaciones para muchos y los aeropuertos y maletas se convierten casi en una constante. No faltan historias muy increíbles sobre maletas y equipaje facturado, pero sin duda alguna la que sucedió hace poco en Australia podría llevarse el premio a la más curiosa de todas. Todo sucedió en un aeropuerto australiano, con la aerolínea Qantas, en un vuelo de la ciudad de Melbourne hasta Perth. Un hombre llamado decidió poner a prueba los límites de la facturación de equipaje, y decidió presentarse con una lata de cerveza de la marca Emu Export.

Equipaje

Artículo Recomendado

Unos bromistas interrumpen las noticias con pornografía

BBC

La sección de política nacional de las noticias de la BBC suele ser un tema serio, pero siempre que se hace algo en directo, se corre el riesgo de que …

Logró facturar la lata al pasarla por las bandejas

El australiano quiso facturar la lata de cerveza como equipaje. Por lo visto, hubo alguna que otra reticencia cuando lo intentó en el mostrador automático de facturación. De acuerdo con las declaraciones que ha hecho el joven a Mashable, se le ocurrió hacerlo mientras hablaba con un amigo y les pareció que podía ser divertido.

Para poder facturar la lata de cerveza en cuestión, Dean la depositó en una bandeja del aeropuerto donde suelen colocarse los bolsos. De ese modo, la lata logró pasar y el sistema la dio por buena.

Como es de esperar, la cerveza apareció después en la cinta del equipaje cuando llegaron a Perth; y estaba tal cual él la había facturado. Dean ha declarado que, en caso de haberla perdido, se habría quejado del mismo modo que haría una persona a la que le han perdido la maleta. Pero si la lata hubiera aparecido vacía no se habría molestado, ya que entendía que los trabajadores de las cintas de equipaje no podían haber resistido la tentación más.

Por suerte, la cerveza llegó en perfecto estado; aunque, probablemente, bebérsela de inmediato no hubiera sido la mejor idea.